Diego Velázquez

“Prefiero ser el pintor número uno de las cosas comunes, que el segundo del arte más elevado”.

Diego Velázquez (1599-1660)

Por consejo de Rubens, Velázquez obtuvo autorización para trasladarse a Roma y estudiar los cuadros de los grandes maestros. Partió en 1630, pero regresó en seguida a Madrid, donde, salvo por un segundo viaje a Italia, permaneció siempre como miembro muy respetado y famoso de la corte de Felipe IV. Su tarea principal era pintar retratos del rey y los miembros de la familia real, pocos de los cuales fueron guapos, ni siquiera de fisionomía interesante: fueron hombres y mujeres preocupados por su dignidad y ataviados con rigidez. La tarea no se diría muy grata para un pintor, pero Velázquez transformó esos retratos como por arte de magia, convirtiéndolos en una de las expresiones pictóricas más fascinantes que el mundo haya visto nunca.

Gombrich. E. H. (1997). La Historia del Arte. Phaidon, p.407-408.

Francisco de Goya

“La fantasía, aislada de la razón, sólo produce monstruos imposibles. Unida a ella, en cambio, es la madre del arte y fuente de sus deseos”.

Francisco de Goya (1746-1828)

Lo más sorprendente en las estampas de Goya es que no constituyen ilustraciones de ningún tema conocido, sea bíblico, histórico o de género. Muchas de ellas son visiones fantásticas de brujas y de apariciones espantosas. Algunas se consideran acusaciones contra los poderes de la estupidez y la reacción, de la opresión y la crueldad humana que observó Goya en España; otras parecen acabar de dar forma a las pesadillas del artista.

Gombrich. E. H. (1997). La Historia del Arte. Phaidon, p.488.

Pablo Picasso

“El arte es la mentira que nos permite comprender la verdad.”

Pablo Picasso (1881-1973)

Picasso no pretendió que los procedimientos del cubismo sustituyeran a otros modos de representar el mundo visible. Por el contrario, siempre sintió afición a cambiar sus procedimientos y a retornar, tras los más audaces experimentos en la creación de imágenes, a las diversas formas tradicionales de arte.

Gombrich. E. H. (1997). La Historia del Arte. Phaidon, p.576.

Joaquín Sorolla

“Yo pinto siempre con los ojos.”

Joaquín Sorolla (1863-1923)

En torno a 1909, en verano, en la playa de la Malvarrosa, Sorolla se sentía un hombre plenamente feliz. Sus éxitos en Europa habían tenido una fecunda continuidad en Estados Unidos, y el reconocimiento de la crítica sólo era superado por el éxito en el mercado, que demandaba continuamente obras del pintor. En ese tiempo de plenitud y seguridad, Sorolla realizó una serie de pinturas ambientadas todas ellas al borde del mar, que forman un elenco en el que se encuentran las pinturas más emblemáticas del artista. Son imágenes pletóricas, extraordinariamente luminosas, en las que el clasicismo mediterráneo que planea sobre toda su obra alcanza su expresión más exuberante, reforzada además con los marcos de inspiración arquitectónica griega que Sorolla colocó a muchas de estas obras.

Exposición Joaquín Sorolla (1863-1923). Madrid. Museo Nacional del Prado. Recuperado de https://www.museodelprado.es/actualidad/exposicion/joaquin-sorolla-1863-1923.

Salvador Dalí

“El dibujo es la honestidad del arte. No hay posibilidad de hacer trampas. Es bueno o malo.”

Salvador Dalí (1904-1989)

Uno de los principales pintores surrealistas, el español Salvador Dalí (1904-1989), que residió largo tiempo en Estados Unidos, ha tratado en sus obras de imitar esa mágica confusión de nuestros sueños. En algunos de sus cuadros ha mezclado fragmentos insólitos e incoherentes del mundo real, pintados con la misma exactitud pormenorizada con que Grant Wood pintara sus paisajes, dándonos la sensación obsesiva de que debe de existir algún sentido en esta aparente locura.

Gombrich. E. H. (1997). La Historia del Arte. Phaidon, p.592-593.

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora